El pintor tiene la posibilidad, cuando pinta, de crear el paisaje que quiere contemplar al abrir la ventana.